¿Podemos mejorar el bienestar?

El bienestar y la felicidad están en nuestro estado de ánimo. Es cierto que las circunstancias externas son importantes, pero más allá de éstas, la felicidad hay que encontrarla en nuestro propio estado de ánimo. El enfoque está en lo interior y no lo exterior. La mayoría de las personas nos concentramos en la negativo, en lugar de lo positivo.

Podemos intentarlo

Una manera es saboreando los distintos momentos buenos que nos da la vida. Reconocer algo bueno que haya ocurrido durante el día: desde haber tachado algo en tu interminable lista de cosas que hacer, una buena noticia, una tarde agradable con una alguien, una sonrisa de tu hija … Permítete sentirte verdaderamente bien.

  • Siente esta experiencia positiva profundamente. Deja que sea tan intensa y que dure tanto tiempo como sea posible. ¿Cómo te sientes? ¿Dónde lo sientes? ¿qué color tiene? ¿qué sabor? ¿qué textura? ¿cómo te hace sentir? ¿Qué pensamientos surgen en este estado? ¿tienes sensación de calor, frío?
  • Mientras te sumerges en esta experiencia, que sepas que la experiencia está empezando a formar parte de ti.
  • Imagina una cualidad que acompaña a esta experiencia (vibración, calor, color, luz, olor, sonido…) y deja que llene toda tu experiencia, que recorra tu cuerpo y el espacio que te rodea.
  • Ahora ya sabes que esta experiencia forma parte de ti y que siempre está accesible, allá donde vayas. Podemos recuperar su recuerdo cuando nos interese.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *