Los hábitos atómicos. Cómo transformar tu vida con pequeños cambios


¿Te sientes un poco perdido y desmotivado después de las vacaciones de verano? ¿Quieres introducir nuevos hábitos en tu vida para alcanzar una vida más plena y satisfactoria?

En este artículo, te presentamos los hábitos atómicos que puedes incorporar en tu rutina diaria para lograr tus objetivos. Los hábitos atómicos son pequeñas acciones que realizas diariamente para lograr tus objetivos a largo plazo, según los   define James Clear en el libro «Hábitos Atómicos». Estos hábitos se basan en la idea de que los cambios pequeños y constantes son más efectivos que los cambios drásticos y repentinos. Al incorporar hábitos atómicos en tu vida, puedes mejorar tu salud, tu productividad y tu bienestar emocional.

Hábitos atómicos para una vida plena

Levántate temprano:

Para establecer este hábito, se pueden aplicar las leyes del cambio de comportamiento. Por ejemplo, se puede aplicar la ley de la facilidad encontrando una forma de hacerlo más fácil, como dejar el despertador lejos de la cama. También se puede aplicar la ley de la atracción encontrando una forma de disfrutar del proceso, como escuchar tu música favorita mientras te preparas para el día.

Haz ejercicio:

Para establecer este hábito, se pueden aplicar las leyes del cambio de comportamiento. Por ejemplo, se puede aplicar la ley de la claridad teniendo una comprensión clara de por qué lo estás haciendo y cuál es el resultado que deseas obtener. También se puede aplicar la ley de la satisfacción encontrando una forma de recompensarte por tus logros, como disfrutar de un baño relajante después de hacer ejercicio.

Lee:

Para establecer este hábito, se pueden aplicar las leyes del cambio de comportamiento. Por ejemplo, se puede aplicar la ley de la atracción encontrando una forma de disfrutar del proceso, como leer un género que te guste. También se puede aplicar la ley de la claridad teniendo una comprensión clara de por qué lo estás haciendo y cuál es el resultado que deseas obtener, como aprender algo nuevo.

Pide algo que desees

La falta de comunicación o de confianza provoca que no nos lancemos a preguntar o pedir algo que queremos. Y en muchos casos es posible que esa comunicación que para nosotros puede ser muy incómoda reciba una respuesta afirmativa y sin ofrecer problemas. Este hábito es una lección de Steve Jobs:  “si se necesita ayuda se pida con valentía a quien sea”. Si tienes algo en la mente que te abruma y que se puede arreglar con una llamada no lo dudes y hazlo.

Practica la gratitud:

Para establecer este hábito, se pueden aplicar las leyes del cambio de comportamiento. Por ejemplo, se puede aplicar la ley de la satisfacción encontrando una forma de sentirte bien con el cambio, como llevar un diario de gratitud y leerlo cuando necesites un impulso emocional. También se puede aplicar la ley de la claridad teniendo una comprensión clara de por qué lo estás haciendo y cuál es el resultado que deseas obtener, como sentirte más agradecido por las cosas buenas en tu vida.

Planifica tu día:

Planificar el día es una herramienta útil para aumentar la productividad, conocer tus prioridades, tener más tiempo libre, más motivación y menos estrés. Para planificar tu día, es importante definir un objetivo a lograr, listar las actividades para lograrlo, así como la asignación de un tiempo y  los recursos a utilizar.

Algunos pasos para planificar tu día son:

  1. Revisa tu calendario o agenda para prepararte para el día siguiente.
  2. Crea una lista de tareas diarias que se adapten a la planificación semanal de tus objetivos.
  3. Prioriza las tareas para ese día estableciendo un punto de referencia de rendimiento.
  4. Diseña rutinas y cumple con ellas.
  5. Aparta tiempo para estar con otras personas productivas.
  6. Adhiere a tu plan una meta que seas capaz de cumplir durante el día.
  7. Al finalizar el día repasa las actividades realizadas, incorpora en tu lista aquellas realizadas que no estaban planificadas y valora el día y tus logros. Importante, saca aprendizajes.

La planificación diaria puede realizarse en una herramienta en línea o en una libreta específica para ello (esta es mi opción preferida) . Es importante recordar que la vida es impredecible y difícil de controlar, por lo que deberemos introducir cierta flexibilidad.

Debemos tomar consciencia y reducir los distractores que nos alejan de nuestros propósitos (personas, móvil, llamadas, reuniones eternas …)

Los hábitos atómicos son una excelente manera de introducir pequeños cambios en tu vida que te permitan alcanzar tus objetivos a largo plazo. Al aplicar las leyes del cambio de comportamiento, se pueden establecer estos hábitos de manera efectiva. Recuerda que los cambios pequeños y constantes son más efectivos que los cambios drásticos y repentinos.

Si quieres saber más sobre el método  y cómo implementarlo en tu vida, te recomiendo  leer el libro «Hábitos Atómicos» de James Clear. Puedes utilizar el “Diario de hábitos”  diseñado para ayudarnos a conquistar nuestros hábitos atómicos. Este diario te ayudará a mantener un registro de los retos desglosados en pequeños objetivos diarios, qué plan seguirás y que puedes aplicar de inmediato, así como tendrás información actualizada de todo lo que vayas consiguiendo. Así parece que los retos están al alcance de la mano. ¡Anímate a incorporar hábitos atómicos en tu vida y verás cómo tu vida se transforma de manera positiva.

Para conocer la propuesta del libro «Hábitos Atómicos» de James Clear, visualiza el vídeo:

https://youtu.be/UrG9h_4lWNs?feature=shared

Deja un comentario