Liderazgo y hábitos

Los hábitos positivos crean líderes fuertes, los malos hábitos pueden crear líderes débiles. Aquí hay siete hábitos, planteados por Lolly Daskal (1), a los que debe prestar especial atención. Si está practicando uno de ellos, comience a trabajar de inmediato para reemplazarlo con un hábito positivo antes de que su liderazgo se debilite y sufra un daño mayor.

Manteniendo un doble rasero. Los líderes débiles tienen la costumbre de decir una cosa y hacer otra. Creen que está bien establecer reglas para otros, pero se mantienen exentos. La coherencia entre las palabras y los hechos es un factor importante en el liderazgo exitoso, y parte de ser un líder es saber que las personas lo están observando en cada paso y toman sus preguntas de su comportamiento.

Falta de visión o estrategia. Los líderes débiles tienen la costumbre de no pensar más allá del alcance de hoy. Pueden lidiar con problemas e inquietudes inmediatas, pero en general se sienten cómodos con el status quo. Son los que dicen: «Si no está roto, no lo arregles». Esta miopía hace que otros se centren de manera similar en las tareas en lugar de la planificación estratégica y la visión que harán avanzar a la organización y su misión.

Mala comunicación. Es imposible ser un líder fuerte con pocas habilidades de comunicación. Si no puede comunicarse, no puede conectarse con los demás, y mucho menos brindar participación y transparencia. La capacidad de hablar, escribir y, sobre todo, escuchar con eficacia se encuentra entre las habilidades de liderazgo más importantes.

Aislamiento. Si se mantiene inaccesible y no disponible, sentado en su oficina con la puerta cerrada, envía un mensaje claro a los demás de que no está dispuesto a participar. El mensaje que envía no es de liderazgo sino de privilegio e inseguridad.

No desarrollar a otros. Un líder débil se enfoca únicamente en hacer el trabajo en lugar de usar el trabajo como una forma de ayudar a su gente a desarrollar nuevas competencias y habilidades. Es un líder ineficaz que mantiene a su gente jugando en pequeño sin invertir en ellos, ya sea por negligencia o porque ven a los demás como una amenaza.

Resistencia a la mejora. Cada gran negocio crece y evoluciona constantemente. Los líderes que se resisten al cambio y la mejora son arrogantes o complacientes, y a veces ambos. Creen que las cosas están bien como están y no les interesa pasar al siguiente nivel o posicionarse para el futuro.

Falta de interés en inspirar a otros. Los mejores líderes saben cómo energizar a las personas e inspirarlas para que alcancen niveles más altos de desempeño y potencial. Aquellos que no pueden, probablemente no estén inspirados, y es virtualmente imposible construir un gran equipo con un líder sin inspiración.

Ser un líder fuerte requiere cantidades iguales de autoconciencia, autogestión y humildad. Dedique algún tiempo a reflexionar sobre los malos hábitos que puedan estar limitando su potencial de liderazgo y resoldrà para tomar medidas ahora para revertirlos.

Lidere desde adentro: Un solo mal hábito, si no se controla, puede ser suficiente para que su liderazgo se debilite y falle.

(1) Daskal, Lolly. “The Leadership Gap: What Gets Between You and Your Greatness”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *