Coaching y orientación profesional: entrenando a los padres y a los tutores

Coaching y orientación profesional

La elección de una carrera profesional es una de las decisiones más importantes que debe tomar una persona a lo largo de su vida. Sin embargo, muchas veces esta decisión se ve condicionada por la falta de información, la presión social o familiar, o la inseguridad personal. Por eso, es fundamental contar con una orientación profesional adecuada que ayude a los jóvenes a descubrir sus intereses, habilidades y objetivos, y a explorar las opciones formativas y laborales que existen en el mercado.

Pero, ¿qué es la orientación profesional y cómo se diferencia del coaching? La orientación profesional es un proceso de asesoramiento que se realiza por parte de un profesional cualificado, perfil especializado destinado tanto a la intervención para un desarrollo profesional integral de las personas jóvenes y adultas, que tiene conocimientos específicos sobre el sistema educativo, el mercado laboral y las técnicas de búsqueda de empleo. El orientador profesional ayuda al orientado a conocerse mejor a sí mismo, a identificar sus opciones y a tomar decisiones informadas y coherentes con su perfil y sus aspiraciones.

El coaching, por su parte, es una técnica de acompañamiento, personalizada que se realiza por parte de un profesional certificado, que tiene habilidades de comunicación, escucha y motivación. El coach no tiene por qué ser un experto en el ámbito profesional del coachee (la persona que recibe el coaching), sino que se basa en una relación de confianza y colaboración. El coach guía y apoya al coachee en su desarrollo de carrera, mediante un proceso reflexivo, de aprendizaje y de acción. El coach no le dice al coachee qué hacer, sino que le ayuda a encontrar sus propias respuestas y soluciones, potenciando su autoconocimiento, su confianza y su motivación.

El coaching puede ser útil en cualquier momento de la carrera profesional, pero especialmente en las etapas de transición, como el paso de la educación secundaria a la formación profesional o universitaria, o el cambio de un trabajo a otro. En estos momentos, el coaching puede ayudar a clarificar las metas, a identificar las oportunidades, a diseñar un plan de acción, y a superar los obstáculos y los miedos que puedan surgir.

Sin embargo, el coaching no solo beneficia al coachee, sino también a su entorno, especialmente a su familia. Los padres juegan un papel clave en la orientación profesional de sus hijos, ya que son su principal fuente de apoyo, consejo e influencia. Por eso, es importante que los padres también reciban una formación y un entrenamiento en coaching, que les permita acompañar a sus hijos en su proceso de elección profesional, sin imponerles sus propias expectativas o preferencias.

Entrenar a los padres

El coaching para padres tiene como objetivo dotarles de herramientas y habilidades para mejorar la comunicación, la escucha y la empatía con sus hijos, así como para fomentar su autonomía, su responsabilidad y su capacidad de decisión. De esta forma, los padres pueden convertirse en facilitadores del desarrollo profesional de sus hijos, respetando sus intereses y potencialidades, y ayudándoles a alcanzar sus sueños.

El coaching y la orientación profesional son dos recursos complementarios que pueden contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas, tanto a nivel personal como profesional. Por eso, es importante que tanto los jóvenes como los padres conozcan y aprovechen estas técnicas, que pueden marcar la diferencia en el futuro laboral y vital de las nuevas generaciones.

Entrenar a los tutores en técnicas de coaching para facilitar su rol orientador a los estudiantes

Los tutores  son figuras clave en la orientación profesional de los estudiantes, ya que les ayudan a conocerse mejor a sí mismos, a explorar las opciones formativas y laborales que existen en el mercado, y a tomar decisiones coherentes con sus intereses, capacidades y valores.

El coaching como  técnica de acompañamiento personalizada puede contribuir a mejorar sus competencias y habilidades, y facilitar su rol de acompañar a los estudiantes en su desarrollo profesional. El tutor  puede utilizar  las técnicas y herramientas del coaching, que se basa en principalmente en establecer un diálogo efectivo entre el tutor y el estudiantes, y ayudar éste a encontrar sus propias respuestas y soluciones.

Esto repercute positivamente en su desempeño profesional y en su capacidad para orientar a los estudiantes, ya que les permite conocer mejor a sus alumnos, ofrecer una orientación personalizada y de calidad, implicar a los alumnos en su propio proceso de aprendizaje y de toma de decisiones, fomentar el desarrollo de las competencias clave para el éxito profesional y personal de los alumnos, diversificar las opciones formativas y profesionales, mejorar la imagen y el prestigio de la formación profesional, y colaborar con otros agentes educativos.

El coaching es, por tanto, una herramienta para enseñar mejor, para aprender mejor y para orientar mejor. 

Si quieres saber más sobre el coaching y la orientación profesional, te recomiendo que consultes estas fuentes:

https://yoriento.com/

https://www.coachingvalencia.com/Coaching/orientacion-profesional/

https://www.educaweb.com/premios/proyectos/uso-del-blog-en-orientaci-n-acad-mica-y-profesional-

https://www.educaweb.com/noticia/2019/05/22/retos-orientacion-ser-valorada-como-profesion-18787/


Deja un comentario