Gestionar adecuadamente los sentimientos organizativos

Las organizaciones hoy en día reclaman lideres que sepan conectar positívamente, de forma optimista, con la gente que con ellos trabajan. Si ese vínculo falla, la más sólida de las empresas acabará por venirse abajo.

Medidas que pueden tomarse para gestionar adecuadamente los sentimientos organizativos.

1. Transmitir únicamente lo que los demás pueden asumir.
2. No descargar “tormentas” o inquietudes interiores ante quienes nada pueden hacer para resolverlas.
3. Decir siempre aquello que ayuda.
4. Comunicar con claridad, huyendo del doble lenguaje, de las “agendas ocultas”.Rutinas defensivas.
5. Manifestar entusiasmo por las ventajas ajenas, superando la envidia que en algunos producen los éxitos ajenos.
6. Mantener la visión positiva en las situaciones difíciles. De diez amenazas sólo se cumple una. Preocuparse por las diez y trasladar esa intranquilidad a los demás es superfluo y dañino.
7. Aceptar que no todo puede salir bien, que el mundo no está hecho a nuestro gusto.
8. Aceptar que los demás tienen visiones de la realidad que no coinciden con la propia y que no por eso están equivocados.
9. No empeñarse en medirlo todo. ¿Cuánto vale el buen tono en una oficina? Quizá no sea mesurable, pero en el corto, el medio y el largo plazo la cuenta de explotación se ve afectada positivamente.
10. No pensar que los demás son enemigos, o prejuzgar sus malas intenciones. Ser ingenuo puede facilitar exceso de confianza; ser quisquilloso aleja del trato sincero y productivo.

(Feelings Management. La gestión de los sentimientos organizativos. ISAVIA)

Deja un comentario