Invertir en un “coach” no es un gasto

 

¿El coaching es una inversión o un gasto”  

 

La respuesta es sencilla, no importa la cantidad, es un gasto cuando desconoces su resultado. Y eso ocurre también cuando se hacen acciones descoordinadas, hoy esto y mañana aquello , que aisladas no son efectivas sin una buena estrategia.

La premisa fundamental para considerar el coaching como una inversión es el compromiso de reunir datos relativos a los resultados del coaching. Tendremos que tener en cuenta la situación antes de la inversión y la que se ha producido como consecuencia de la inversión. Lo que no se puede medir no existe.

En lo que respecta al coaching ejecutivo, hay estudios que avalan que tras un proceso de coaching las empresas consiguen un  retorno del 500% de la inversión realizada (http://demercadeo.com/coaching/retorno-de-inversion-del-coaching-ejecutivo-ii/). Es indudable que se producen mejoras significativas en relaciones profesionales, tanto con superiores o colaboradores. Se mejora el trabajo en equipo, la satisfacción en el trabajo, la productividad, la calidad, la capacidad organizativa, la orientación al cliente y los beneficios. Sin embargo, se reducen la conflictividad y los costes.

Lo que conseguirás con el coaching personal es encontrar y desarrollar todo tu potencial y utilizarlo para los resultados específicos que deseas alcanzar. Cambiarás antiguos hábitos por estrategias eficaces, mejorarás la calidad de tus relaciones, ganarás tiempo para dedicarlo a lo que de verdad te importa. Incrementarás tu rendimiento en el trabajo y lograrás una vida más equilibrada.

Mejorarás el control del estrés y favorecerás la canalización de las emociones. Reforzarás la motivación y controlarás la actividad mental, controlando los pensamientos negativos. Además mejorarás la capacidad de concentración, de atención, de aprendizaje y de creatividad.

Lo mejor de todo es que estos cambios son permanentes. Un proceso de coaching es una inversión en ti mismo. Los beneficios a nivel personal, profesional, social y emocional son para tí. El impacto positivo se queda y permanece en tí, pero resuena y beneficia también a tu entorno.

¿Cuánto estás dispuesto a invertir en tu proceso de coaching?

Atrévete a imaginar los beneficios de conocer lo que hoy necesitas conocer. De accionar lo que quieres accionar. De alcanzar tu situación ideal.

“El coaching no es un gasto, es una inversión”

Contrata coaching, te ofrezco la posibilidad de una primera sesión de coaching gratuita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *