Coaching, entrenamiento

¿Por qué una persona busca a un entrenador deportivo para mejorar su forma física? ¿por qué no había pensado en buscar un entrenador vital (de vida) para mejorar los distintos aspectos de mi vida?

¿Por qué equipo deportivo pierde en una temporada y en la siguiente, con los mismos jugadores y contra oponentes aún mejores, llega a ser el campeón? ¿Por qué las mismas personas se desempeñan mejor o peor en diferentes organizaciones? ¿Por qué algunas personas que parecen incapaces de mejorar en un momento determinado, revelan su potencial y logran metas sorprendentes en otro momento?
Tomado del campo deportivo, el «coaching» o “entrenamiento” está teniendo una importancia sin precedentes en la vida, por los sorprendentes logros que obtienen las personas y las organizaciones gracias al trabajo de un «coach» “entrenador”.

Me gusta definir el coaching como una interacción entre dos personas -coach y coacheé- a través de la cual una de ellas -el coach- guía a la otra para impulsar su proceso de mejora personal dando lo mejor de sí mismo, elevando la conciencia, generando responsabilidad y construyendo auto confianza.

Coaching es -literalmente- la actividad que lleva a cabo un cochero, para llevar a un pasajero -en un coche especial- a un lugar mutuamente convenido. Al cochero lo podemos asociar con un coach, conductor, guía, líder, etc. Al pasajero lo podemos asociar con un coachee, pasajero, guiado, etc. Al coche especial lo podemos asociar con los medios especializados que el coach utiliza, para intentar llevar al coachee al lugar convenido (o situación que mutuamente se desea alcanzar). Al coaching lo podemos asociar entonces con la actividad conducente a lograr el avance o desplazamiento del coachee hacia la situación deseada.

Es un proceso de aprendizaje, de desarrollo personal y profesional, con el propósito de optimizar el rendimiento y el bienestar del cliente, donde el coach facilita el aprendizaje de nuevas maneras de ser, de interpretar y de hacer. Trata de clarificar los valores y visiones, así como del establecimiento de retos y nuevas acciones para que la persona pueda alcanzar una vida más satisfactoria.

Optar por el coaching no significa suponer que algo anda mal, sino simplemente reconocer que hay cosas que no sé, aspecto de mi vida personal y profesional que puedo mejorar. El coach acompaña al cliente durante el proceso, desde un papel activo. El cliente es quien decide, desde su autonomía y responsabilidades los resultados, es quién en último término resuelve.

El proceso del coaching permite que la persona o la organización vea sus objetivos, metas o sueños fuera de si mismos. Allí se produce la «relación de coaching» donde el cliente decide las ACCIONES que tomará próximamente para alcanzar sus objetivos.

coaching

El «coaching» es un método efectivo para el aprendizaje y el desarrollo, un proceso que ayuda a las personas a avanzar hacia sus metas, un intercambio de opiniones y observaciones para generar resultados previamente acordados, un proceso de inspiración y servicio a otros, que les ayuda a encontrar el mejor camino hacia su propio desarrollo.

El «coaching» NO ES una oportunidad para corregir acciones o comportamientos de los demás. No es actuar como el experto o supervisor que tiene todas las respuestas, aconsejando a los demás sobre lo que uno cree que deben hacer los demás o dando consejería terapéutica. No es dar consejos.

El «coaching» es servir a los demás haciendo las preguntas adecuadas de manera que los demás puedan encontrar sus propias soluciones. El «coaching» comienza cuando aquellos que lo desean deciden buscar un «coach» para que los ayude a mejorar en un aspecto específico de su vida.

¿Por qué tener un «coach»?

¿Por qué debería ser entrenada una persona? Las respuestas que obtenemos de los especialistas incluyen el hecho de que no podemos vernos completamente a nosotros mismos cuando nos comunicamos o cuando respondemos emocionalmente a un estímulo. También mencionan que a veces tenemos hábitos personales o de trabajo que son desventajosos.

Todos sabemos que no podemos salir de los límites de una estructura, de nuestros cuerpos o de nuestros patrones. También sabemos que podemos aprender desde la perspectiva de otras personas que nos ven mejores de lo que nos vemos a nosotros mismos. Si deseamos cambiar nuestra estructura intelectual, emocional o corporal, necesitamos a menudo ver a través de los ojos de otro para descubrir el gran potencial que tenemos y que nosotros mismos no lo vemos.

Un «coach» debe ser alguien sumamente competente en el arte y la ciencia del «coaching». Él o ella deben estar certificados por una institución reconocida. Un «coach» debe tener gran optimismo para apostar al éxito de los demás y para visualizarlo, para ayudar a producir los cambios requeridos para lograr los resultados esperados. Un «coach» debe ser alguien que corre riesgos para encarar desafíos o para intervenir cuando sea necesario para el «coaching» efectivo.

Un «coach» debe ser creativo, debe generar opciones para interactuar y plantear la pregunta que conduzca a que los demás vean las oportunidades para mejorar o las maneras para lograr la meta deseada. Un «coach» debe ser humilde, sabiendo que él o ella no son la razón del éxito de la persona que recibe el servicio. Un «coach» debe estar enfocado para no desviarse del sendero. Un «coach» debe ser sensible para inspirar confianza y crear un clima de respeto y seguridad necesarios para el «coaching».

¿Deseas mejorar? ¿Deseas ser más exitoso de lo que eres actualmente? Tener un «coach» preparado y certificado puede, ciertamente, acelerar el logro de tus metas. Ya sea que quieras ser una persona de éxito en el deporte, estudios, política o negocios, el poder ver a través de los ojos y experiencias de otra persona indudablemente puede ayudarte a navegar más elegante y eficazmente a través de aguas desafiantes cada día.

1 comentario en “Coaching, entrenamiento

Deja una respuesta