TDAH – Trastorno de Déficit de Atención en Adultos

Minientrada

TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)

¿Tienes TDAH o crees tenerlo?

El TDAH es una condición que dura toda la vida, una incapacidad invisible. Los tratamientos nos ayudan a manejar sus síntomas limitantes, no lo curan. Aprender a vivir con tu TDAH es una parte importante para tomar el control de tu vida y seguir adelante.

Una de las formas para gestionar tus síntomas y control tu vida, es contratar un Coach de TDAH. Piensa en un coach como si fuera el entrenador personal de tu cerebro y tu vida. Esta profesional está ahí para animarte, hacerte sugerencias y ayudarte a establecer metas que puedas alcanzar. El coaching es, por naturaleza, enfocado a metas, lo cual es importante para la gente con TDAH.

Los síntomas del TDAH crean retos especiales para los adultos en el lugar de trabajo, en la pareja, en su vida social …  tal como sucede con los niños en la escuela.

Distracción, impulsividad, hiperactividad, memoria pobre, aburrimiento-bloqueos, dificultades como manejo del tiempo, postergación o aplazamiento, dificultad para manejar proyectos a largo plazo, papeleo/detalles, destrezas sociales…

A pesar de las dificultades, cada persona con el TDA/H tiene diferentes retos.

El coaching (entrenamiento) es una interacción entre dos personas -coach y coacheé- a través de la cual una de ellas -el coach- guía a la otra para impulsar su proceso de mejora personal dando lo mejor de sí mismo, elevando la conciencia, generando responsabilidad y construyendo auto confianza.

Los coaches del TDAH trabajan con los problemas del diario vivir tales como la organización en el hogar, en el lugar de trabajo o la escuela, uso eficiente del dinero, desarrollar habilidades sociales, identificar recursos, gestionar el tiempo, educación de los hijos, duelo, aceptación de la enfermedad, apoyo y seguimiento hasta completar una tarea y motivar honestamente.

La primera sesión suele ser una larga entrevista personal en donde se fijan objetivos bien planteados.

ricard.guillem@coachingvalencia.com
www.coachingvalencia.com

El coaching Ontológico

Minientrada

El Coaching Ontológico propone una nueva manera de relacionarnos basada fundamentalmente en el reconocimiento de que cada ser humano es un “observador diferente de la realidad”.

Decimos que los seres humanos construimos nuestra vida, es decir, obtenemos en nuestra vida determinados resultados a través del modo en que nos comunicamos con los otros seres humanos.

Desde ese punto de vista interpretamos que es posible crear las “relaciones que deseamos crear”. Decimos que relacionarnos con los otros seres humanos del modo en que queremos, es una competencia que puede ser adquirida mediante un aprendizaje personal.

El coaching ontológico nos ofrece la posibilidad de crear las relaciones que deseamos. Sin embargo esta disciplina se aplica a cualquier tipo de resultado que se desee obtener tanto en el dominio personal, como en el laboral, o en cualquier otro.

Es una disciplina de gran aplicación en organizaciones y empresas de todo tipo ya que se refiere básicamente a la producción de un resultado deseado.

Decimos que si queremos diseñar un futuro diferente de nuestro pasado y partimos de la opinión de que algo es posible o que no lo es, el lugar al que acudimos a buscar datos que sean la base de tal opinión, es nuestro pasado. Y, si diseñamos nuestro futuro basándonos en datos del pasado, ¿qué cosa podríamos obtener que no fuera más de lo mismo que obtuvimos en nuestro pasado?.

El coaching ontológico propone un cambio paradigmático por medio del cual, reconocemos nuestro pasado, pero la fuente de nuestras decisiones no es lo que ocurrió en el pasado sino nuestro compromiso con el resultado que queremos lograr.

Todos acordamos en que vivimos en momentos de cambios permanentes y cada vez más vertiginosos. Desde nuestro enfoque decimos que, en tales momentos, sólo podrán llevar a cabo acciones exitosas quienes estén dispuestos a aprender, a adoptar nuevas prácticas y a ser cada vez más flexibles.

Del mismo modo aquellos que creen que ya saben, van a encontrarse equipados con herramientas útiles para actuar en un mundo que ya no existe.En este contexto de cambio permanente definimos dos alternativas que podemos elegir:

  • Reaccionar frente a cada cambio y hacer lo necesario para adaptarnos a las circunstancias.
  • Accionar permanentemente creando el futuro que deseamos y alineando nuestras acciones con nuestros compromisos.

El coach ontológico se ocupa de asistirnos para que podamos optar por esta segunda alternativa.
¿Cuál es el modo en que se aplica el coaching ontológico?

El coaching ontológico se aplica es a través de una conversación mediante la cual una persona (a la que denominamos coachee), declara a otra persona (el coach), cuáles son los resultados que está comprometida a lograr y que no está logrando. Uno de los resultados que más frecuentemente son motivo de consulta es la construcción de relaciones sólidas en un grupo de personas.

Decimos que cada persona observa los hechos de la realidad y los interpreta desde sus propias creencias, es decir, desde su propio paradigma cultural. Vale decir que los resultados que una persona obtiene son función del tipo de observador que esa persona es. El coaching ontológico produce transformaciones en el modo de ser de la persona asistida (el coachee). El coach ontológico asiste al coachee para que logre constituirse en un observador diferente de la realidad, es decir, interprete a la misma de un modo tal que le permita tener acceso a los resultados esperados.

Para expresar de un modo simplificado su tarea decimos que un coach ontológico:

  • Escucha cuál es el resultado que el coachee dice que está comprometido a obtener.
  • Escucha la conversación del coachee y observa sus acciones.
  • Detecta qué es lo que está faltando para lograr el resultado.
  • Mantiene con el coachee una o varias conversaciones a efectos de que sus acciones estén alineadas con sus compromisos.
  • Asiste al coachee a efectos de que adopte el modo de ser requerido para obtener los resultados que está comprometido a obtener.

Cuando las acciones de una persona son consistentes con sus compromisos, su desempeño resulta efectivo. El coach asiste al coachee para que se produzca esta coherencia.

Cómo se desarrollo el coaching

Optar por el coaching no significa suponer que algo anda mal conmigo, sino simplemente reconocer que hay cosas que no sé, aspecto de mi vida personal y profesional que puedo mejorar. En el coaching, si bien el papel del coach es activo, al final de cuentas quién conduce el proceso es el cliente (coachado). El coaching se funda en el principio de la autonomía del coachado. Es él quién decide, quién opta, quién en último término resuelve.

Clarificar expectativas

¿Qué esperamos del coaching? ¿Qué es lo que se quiere que suceda y en que contexto? ¿Cómo el coach acompañara y apoyará al cliente en su camino hacia sus objetivos? Un coach es un profesional que nos facilitará la información suficiente para tomar decisiones, presentándonos y asesorándonos sobre los beneficios y logros que se pueden alcanzar a través del coaching

Establecer los valores que rigen la vida de la persona

Definir, de manera concreta, fácil de observar, que entendemos por alcanzar el éxito, describiendo situaciones o momentos en lo que consideramos que expresan un éxito alcanzado.Un coach es una persona que ayuda a sus clientes a tener claridad de propósito acerca de lo que de verdad quieren, acerca de sus sueños y de sus deseos.

Establecer las metas y objetivos

Establecer las metas y objetivos que perseguimos alineados con los valores personales.
El Coach que les ayuda a diseñar la vida que el cliente anhelan vivir, a elaborar un plan de acción, para pasar de la situación en la que se encuentran, a la situación en la que desean llegar.

Establecer el plan de acción.

El plan lo establece la persona. El coach (tutor) lo ayuda. Revisión de las dificultades específicas para alcanzar los objetivos. Identificación y discusión de las creencias obstaculizadoras subyacentes. Revisión de las posibles soluciones a los problemas planteados. Planteamiento de las tareas y su seguimiento.Un coach es una persona que ayuda a sus clientes a emprender la acción de forma sostenida, que les anima y les impulsa a hacer, porque el conocimiento no es suficiente, ha de ir acompañado de acción. Facilita a sus clientes en la tarea de conocer sus puntos débiles y sus áreas de mejora, les da feedback e información desde un punto de vista externo.

Retroalimentación – evaluación del proceso.

El proceso de coaching se cierra cuando el cliente manifiesta su satisfacción.
Un coach ayuda a sus clientes a cambiar aquello que no les está funcionando, a cuestionar su forma de observar, de sentir, les entrena en el arte de ser flexibles, les facilita la búsqueda de maneras alternativas para alcanzar la nueva vida que están diseñando