Qué es el mindset (parte I)

En los tiempos que vivimos de una sociedad hiperacelerada e hiperconectada todo el mundo empieza a hablar de «mindset». En diversas salas de una nueva red social ClubHouse se organizan charlas para hablar de cómo potenciar el mindet. Muchos profesionales de la consultoria, mentores, coaches empiezan a denominar se expertos en mindset, «experto en mentalidad».

Habrá que aclarar ¿qué es el mindset? En psicología cognitiva, el mindset es la mentalidad que representa los procesos cognitivos activados en respuesta a una tarea determinada. La psicología nos ofrece mapas para poder comprender e intervenir.

La mentalidad se define como el conjunto de actitudes y creencias que mantenemos, que afectan todo lo que hacemos, sentimos, pensamos y experimentamos.  Nuestra mentalidad influye en nuestras percepciones y en cómo nos movemos por el mundo.  Aunque tenemos una mentalidad general, esta puede estar formada por muchas mentalidades más pequeñas. Algunas de estas nos ayudan a mejorar nuestro bienestar y tener éxito en el mundo.  Otras dañan nuestra capacidad para hacerlo.  Es por eso que desarrollar ciertas mentalidades puede ayudarnos a alcanzar nuestras metas, disfrutar de nuestras vidas y tener más éxito. Lo mejor es que alcanzar tener una mentalidad adecuada para tus retos se puede desarrollar, si tu lo deseas te podemos acompañar.

Según Carol Dweck, existen diferentes tipos tipos de mentalidades (crecimiento, positiva, de desafío, de abundancia…). Cada una de éstas, forma un continuo con dos categorías en sus extremos. Por ejemplo el mindset o mentalidad de crecimiento versus la mentalidad fija. Ambas forman parte de un continuo que pueden agrupar a las personas según su comportamiento, específicamente por su reacción al fracaso. En este tipo de mindset nos centraremos en este artículo.

Las personas que tienen una «mentalidad fija» creen que las habilidades son en su mayoría innatas e interpretan el fracaso como la falta de las habilidades básicas necesarias, mientras que los que tienen una «mentalidad de crecimiento» creen que pueden adquirir cualquier habilidad dada siempre que inviertan esfuerzo o estudio.

Dweck argumenta que la mentalidad de crecimiento «permitirá a una persona vivir una vida menos estresante y más exitosa», por su confianza con las posibilidades de adquirir nuevos aprendizajes para nuevos retos o contextos.

¿Qué es la mentalidad de crecimiento?

Como hemos indicado, hay una variedad de mentalidades, cada una de las cuales puede ayudar o perjudicar nuestro bienestar.  Una mentalidad de crecimiento es simplemente la creencia de que nuestras habilidades básicas se pueden desarrollar y mejorar a través del aprendizaje, dedicación y trabajo.  Sin una mentalidad de crecimiento, no ejercemos el esfuerzo requerido y, por lo tanto, permanecemos atrapados perpetuamente, desde la resignación o el resentimiento.

Con un mindset de crecimiento, podemos superar el estancamiento y lograr las metas a largo plazo que deseamos, en cualquier ámbito de la vida, ya sea en el trabajo, en nuestras relaciones o en otros aspectos.

¿Tienes una mentalidad de crecimiento?

¿Crees que naciste y te criaste con un conjunto fijo de habilidades y capacidades, como tu coeficiente intelectual, que traes desde tu nacimiento y que permanecerá contigo toda tu vida?  ¿O cree que tus ideas y creencias están en constante evolución, que puedes aprender nuevas habilidades si trabaja en ellas y que tu sabiduría e inteligencia aumentan con cada nueva experiencia? 

Si respondes «sí» a la primera pregunta, tiene lo que se conoce como una «mentalidad fija».  Si tu respuesta es “si” a la segunda pregunta, probablemente tengas lo que Dweck llama una mentalidad o mindset de crecimiento.

No te preocupes si actualmente tienes una mentalidad más fija: es posible desarrollar una mentalidad de crecimiento.

¿Por qué es importante la mentalidad de crecimiento?

Si tenemos una mentalidad fija, es posible que evitemos los desafíos porque no queremos sentirnos avergonzados o humillados frente a los demás.  Ésto puede ser problemático, miedo a cometer errores puede llevarnos a evitar desafíos y nuevas experiencias, experiencias que nos ayudarían a crecer, mejorarnos de manera importante y crear la vida que deseamos.

Si tenemos una mentalidad de crecimiento, disfrutamos de los desafíos, a pesar del riesgo, generalmente porque valoramos el aprendizaje y el crecimiento más que otros . Creemos que podemos y por eso realmente trabajamos en ello.

Desarrollar una mentalidad de crecimiento podría contribuir a una vida más plena y significativa porque la gama de experiencias que abarca esa vida será considerablemente más amplia.

Diferencias clave entre la mentalidad «fija» y «de crecimiento»

Esfuerzo. Cuando se enfrenta al trabajo duro, la persona con «mentalidad fija» puede reclutar a otros para hacer las partes más difíciles, gastando el menor esfuerzo posible, mientras que la persona con «mentalidad de crecimiento» cree que los buenos resultados a menudo requieren esfuerzo; el «esfuerzo» es una parte del proceso.  Para dominar una nueva tarea, generalmente es necesario aplicar energía, ya sea mental, física o simplemente mediante la repetición a lo largo del tiempo.

Desafío. Una persona con “mentalidad fija” evita los desafíos, posiblemente por miedo al fracaso, y puede esconderse como una forma de evitar responsabilidades.  En contraste, la persona con «mentalidad de crecimiento» encuentra que los desafíos son emocionantes y atractivos, sabiendo que aprenderá algo valioso de sus experiencias.  Ellos miran de frente al desafío, lo abrazan y son capaces de avanzar hacia logros cada vez mayores.

Errores y comentarios. La persona con «mentalidad fija» odia cometer errores porque no sabe gestionar sus emociones. Pueden culpar a los demás o ponerse a la defensiva cuando los critiquen.  Una persona con «mentalidad de crecimiento» verá el error como una lección de la que aprender y será menos probable que se tome las críticas como algo personal.  Estar abierto a las críticas puede ayudar a mejorar la capacidad de uno para hacerlo mejor la próxima vez, que es otra razón por la que una mentalidad de crecimiento puede conducir al éxito.

Referencias

Dweck, C. S. (2008).  Mindset: The New Psychology of Success  Updated Edition

Ricard Guillem Guillem, Psicólogo Coach
wa.me/34636705232

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *