Entrenar para afrontar los miedos y vivir con más tranquilidad

Eleanor Roosevelt nos guía con su célebre frase «Haz una cosa todos los días que te asuste» para adentrarnos en este tema crucial.

Esta cita nos desafía a atrevernos, a confrontar nuestros miedos y superar las barreras autoimpuestas. A menudo, evitamos enfrentar lo que nos limita, pero este comportamiento restringe nuestro bienestar y crecimiento, personal y profesional.

Para vencer nuestros miedos, no existen varitas o soluciones mágicas; necesitamos entrenarnos para ello, y aquí es donde el coaching puede brindar valiosa ayuda.

Podemos hacerlo de varias maneras: 

  • Practicar la meditación, la visualización o la respiración profunda. Aprender a vivir con más tranquilidad, más en el presente, con los hombros y la espalda relajada. 
  • También podemos hacer una lista de nuestros miedos (grandes y pequeños), de lo que evitamos, de lo que no nos atrevemos  y trabajar en ellos uno por uno. Al hacer esto, desarrollaremos la confianza en nosotros mismos y en nuestras habilidades.

El entrenamiento para enfrentar miedos nos puede conducir a una vida más serena. La mejor manera de alcanzar este objetivo a largo plazo es establecer objetivos alcanzables a corto plazo, que con el tiempo se conviertan en hábitos.

Al desafiarnos con acciones que nos asustan, descubrimos nuevas habilidades, destrezas desconocidas y desafiamos ideas limitantes. Esto nos capacita para gestionar el estrés y la ansiedad de manera más efectiva.

La invitación de Eleanor Roosevelt nos anima a abandonar nuestro espacio de seguridad y arriesgar, exponerse y confrontar nuestros miedos.

«Solo imagina lo precioso que puede ser arriesgarse y que todo salga bien» (Mario Benedetti)

Este proceso de entrenamiento cultiva la confianza en nuestras capacidades, conduciéndonos a una vida más tranquila y plena. ¡Adelante, haz algo que te asuste hoy!